¿Quiénes somos?

Somos una famila, que allá por el año 2006, decidió comenzar un proyecto para dinamizar un pequeño pueblo agrícola que se asienta en un mar tranquilo de trigales y pequeños cerros desde los que, como telón de fondo, se puede observar la imperturbable silueta de la sierra de Guadarrama.Tras mucho esfuerzo y cariño, en el año 2008 conseguimos materializar nuestro trabajo en la casa rural El Descanso de los Lares. Muchos dirán que no era el mejor momento, pero gracias a la buena labor, la calidad desde la que apostamos al principio, y un precio lo más competitivo posible, hemos conseguido no sólo irnos consolidando, sino también mejorar año a año. Las experiencias que hemos vivido nos han animado a seguir adelante, por eso sólo nos cabe agradecer a todas las personas que nos han visitado a lo largo de este tiempo, y aquellos que año tras año siguen volviendo a visitarnos. El entorno en el que se encuentra la casa es inmejorable, está dentro del pueblo, pero sin muchos vecinos alrededor (Miguel Ibañez cuenta con 27 vecinos empadronados). Pocos coches pasan por el pueblo y la tranquilidad se respira en el ambiente (rodeado de naturaleza, con una gran variedad de aves y varias choperas y pinares cercanos). Esto hace a la casa perfecta para familias que deciden juntarse, o para grupos de amigos que desean pasar unos día apartados del
ajetreo de la ciudad. También nos han visitado grupos de personas y empresas con interés en realizar cursos, ya que contamos un amplio salon de mas de 50 metros cuadrados. La casa tiene 250 metros cuadrados, divididos en dos plantas. En la planta superior se encuentran cinco habitaciones, cada una con su propio baño (dos de ellos con bañera de hidromasaje), las habitaciones cuentan con aire acondicionado (bombas calor-frio) y televisión propia. En la planta inferior se encuentra la cocina (horno, microhondas, lavavajillas...), una sala de juegos que cuenta con diana, futbolín, un mini billar, una terraza de 35 metros cuadrados con barbacóa y muebles de jardín y un salón con tres ambientes (la chimenea, la zona de comedor y juegos de mesa y la zona de lectura). La casa esta domotizada (subida eléctrica de persianas, detectores de humo, de presencia, de humedad...). Tiene mosquiteras en prácticamente todas las ventanas y los cristales tienen rotura de puente térmico.